Cangrejo robot se empleará para la exploración marina

Por -

Las criaturas marinas de aspecto más terrorífico, esas que viven en las profundidades del océano, tendrán dentro de poco un compañero fabricado por el hombre: el gran cangrejo robot Crabster CR200, el robot marino andante más grande del mundo. Fabricado por el Instituto Coreano de Ciencia y Tecnología Oceánica (KIOST), está pensado para llevar a cabo las misiones de exploración del fondo marino más arriesgadas.

El Crabster mide 2,4 metros de largo, 2,4 de ancho y 1,3 de alto, aunque se alza hasta los 1,8 cuando se pone en pie sobre sus patas estiradas. Contando con todo el equipo su peso alcanza los 650 kilos, y sus seis patas cuentan con un total de 30 motores, lo que permite al operario que lo controla remotamente una enorme flexibilidad para manejarlo.

Su función es resolver un problema que viene de lejos en lo que refiere a la exploración marina: la delicadeza de muchos equipos. Las naves cuya dirección se puede controlar, muy avanzadas tecnológicamente hoy en día, solo se emplean en aguas calmadas y lugares de poco riesgo de accidente, ya que son por lo general frágiles. El Crabster se ha diseñado a semejanza de los cangrejos y otros crustáceos, con un caparazón resistente pero con un amplio control de sus movimientos.

Además, está equipado para adaptarse a las profundidades. A medida que se mueve por el fondo del océano, adapta su postura a las distintas presiones a las que se somete, hasta una profundidad de 200 metros. Utilizando un sonar escanea el paisaje en busca de objetos de interés y puede enviar imágenes gracias a las 11 cámaras de las que está dotado.

Rescate de tesoros hundidos

El robot está pasando las últimas pruebas en “aguas agresivas” y en el mes de mayo se encaminará a su primera misión: buscar objetos antiguos en el Mar Amarillo, donde otras naves hasta ahora no han tenido éxito.

Esa es una de las utilidades que sus creadores le adjudican: ayudar a recuperar tesoros hundidos en el mar, pero también esperan que participe en misiones científicas y que sea empleado en el transporte de mercancías.

“Creemos que Crabster puede servir para hacer mapeados del fondo del mar, inspección de grietas, grandes tuberías submarinas e incluso análisis de contaminación en determinadas zonas hasta los 200 metros de profundidad. Puede ayudar a los submarinistas o incluso sustituirlos en ambientes peligrosos. También puede localizar objetos bajo el mar, extraer minas submarinas o responder con celeridad en caso de vertidos contaminantes”, explica Bong Huan Jun, investigador jefe del equipo del KIOST que ha desarrollado el enorme cangrejo robot.

Margaret Soto

Soy aficcionada a los softwares y apps que te resuelven tus complicaciones del día a día, soy fan del click a lo que voy descubriendo cositas interesantes para compartirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *