Cómo modifica las imágenes del espacio la NASA

Por -

 Las espectaculares fotografías que habitualmente vemos del espacio distribuidas por la NASA sufren un intenso lavado de cara desde que se capturan hasta que se publican. Se trata de un proceso de edición en el que siempre prima el rigor científico, pero que busca que las imágenes sean lo más claras e informativas posibles, además de espectaculares desde un punto de vista estético.

De hecho, las primeras herramientas de edición digital de imágenes fueron creadas en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA para este fin. Hoy en día, los científicos tienen que combinar sus conocimientos astronómicos con el uso de herramientas como Photoshop.

Uno de los casos más habituales de imágenes retocadas del espacio son las composiciones que crean una única instantánea. Resulta habitual que los científicos de la NASA creen una espectacular panorámica a partir de varias fotografías o que se modifiquen aspectos como el color.

Uno de los mejores ejemplos es esta imagen de la galaxia de Andrómeda, ubicada a 2,5 millones de años-luz de la Tierra, está formada (en su versión original) por 1.500 millones de píxeles y está compuesta por 7.398 exposiciones, con un gran trabajo de edición detrás:

Otro ejemplo son las imágenes de Marte. Los rovers se mueven por terrenos complicados y cambian constantemente su punto de vista, por lo que las fotografías que después van a componer una sola imagen cambian en cuanto a encuadre y exposición. Al juntarlas, resultan demasiado evidentes los “cortes” entre unas y otras. Es algo que la NASA debe corregir antes de difundirla:

En muchas ocasiones, no es una cuestión de disimular “costuras” demasiado evidentes en una panorámica compuesta por muchas fotos, sino de la luz. Robert Hurt trabaja para el Procesamiento Infrarrojo de Caltech y Análisis Center. Además de participar en varios proyectos de la NASA, dedica gran parte de su tiempo al procesamiento de imágenes infrarrojas de misiones, incluyendo el Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) y el Telescopio Espacial Spitzer. “Spitzer es el componente infrarrojo del programa de Grandes Observatorios de la NASA”, ha explicado Hurt a Adobe en el blog de la compañía. Esas imágenes ofrecen “una oportunidad para ayudar a completar nuestra visión del universo”.

HACER VISIBLE LO INVISIBLE

El trabajo de Hurt se mueve entre lo artístico y lo científico y su objetivo es hacer visible lo invisible, para el gran público, los divulgadores científicos y los investigadores en la Tierra. “Yo superviso la parte visual de nuestras comunicaciones científicas”, cuenta. “Una gran parte de es reunir las imágenes de datos que son recogidos por los telescopios, seguido de un pulido final con Photoshop para crear una representación fotográfica con calidad para su publicación de lo que vemos que es útil para el público y los astrónomos por igual”.

Esta fotografía de la nebulosa de Orión es un muy buen ejemplo de cómo evoluciona una instantánea desde que es captada por una cámara en el espacio hasta que llega a nuestros ojos, con la intervención de los editores de la NASA:

¿Cómo se llega de la original a la final? “Básicamente tomo los datos de escala de grises en bruto de diferentes partes del espectro infrarrojo, y luego los ‘remapeo’ en colores visibles -normalmente con las capas rojo, verde y azul de Photoshopas- para crear imágenes que son representaciones precisas de los colores infrarrojos que los ojos humanos no pueden ver“, el explica Hurt. “Pienso en ello como un proceso de traducción visual”.

Por supuesto, los puristas pueden considerar que lo que está ofreciendo la NASA es una versión adulterada de la realidad. Y así es. Sin embargo, JPL señala que los cambios realizados con Photoshop son mejoras para mejorar la estética de las imágenes y que la “integridad científica de las imágenes es su principal prioridad”.

Además, para aquellos que deseen hacer sus propias obras maestras con imágenes del espacio o que quieran ver las fotos en sus versiones originales, la NASA ofrece todas las imágenes tal y como vinieron del espacio.

Natasha Martinez
Natasha Martinez

Periodista apasionada, corresponsal de TechPepper en San Francisco, amante de la tecnología y exploradora de todo lo que se mueve en Silicon Valley ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *