Connect with us

Hola, ¿Qué estas buscando?

ACTUALIDAD

Cómo los NFT y los blockchains pueden ayudar al  medio ambiente

Hoy en día, no hay duda de que la sostenibilidad ya no es una opción, y que tampoco es  una moda ni una tendencia. Los reguladores, los legisladores, los gobiernos, los  fabricantes, los transportistas, los operadores de la cadena de suministro, los  consumidores y la opinión pública en general, coinciden en que es necesario  descarbonizar la economía e intentar eliminar los plásticos de un solo uso de la cadena  de consumo, y, mientras, reciclar lo que no pueda ser eliminado e intentar lograr una  economía circular.  

Nozama, es una startup española pionera en los procesos de digitalización de la  sostenibilidad al introducir los blockchains en los procesos de trazabilidad de las huellas  de CO2 y de los envases de un solo uso. Y ahora introduce los NFT (Non Fungible Token)  en los procesos de reciclaje, como un mecanismo para que las marcas de bienes de  consumo para reportar su responsabilidad ambiental, sobre todo tras la aprobación, en  julio de 2021, de la directiva europea que obliga a los fabricantes de envases a recabar  datos sobre la producción, recuperación y reciclaje de los envases de un solo uso. En ese  afán de lograr dotar a este sector de la mayor transparencia posible, Nozama pone en  marcha Plastiks, el marketplace que transforma el uso de los NFT que conocemos hoy  en día (como los de las obras artísticas digitales) en herramientas de marketing para los  fabricantes y la industria del reciclado. 

Desde principios de 2019, Nozama se ha dedicado a medir la sostenibilidad. En ese  tiempo, comenzó a desarrollar aplicaciones tecnológicas que ayudaran a las marcas, las  empresas de transporte y sus clientes finales a practicar el consumo de forma sostenible.  Su planteamiento parte de que, si se quiere lograr una verdadera sostenibilidad, es  necesario realizar un seguimiento de los embalajes/envases plásticos de un solo uso  (SUP) y del CO2 de un extremo a otro de la cadena de suministro, para que todos los que  estamos involucrados en la economía actual podamos conocer el verdadero impacto de  nuestras acciones.  

Nozama y la garantía de trazabilidad 

La plataforma digital de Nozama y sus herramientas aseguran el seguimiento de los SUP  y del CO2 para que se puedan crear programas de fidelización e incentivación, para  impulsar cambios en los hábitos de los consumidores, convirtiéndose en parte activa del  consumo sostenible y de la Economía Circular. Su tecnología de blockchains permite a  empresas de transporte y logística de todos los tamaños, independientemente de sus  sistemas operativos y herramientas, monitorear y rastrear las emisiones y los ahorros 

de CO2 de sus actividades diarias, facilitando el control para alcanzar los objetivos Net  Zero (cero emisiones netas al medio ambiente). Para ello creó un Perfil del Cliente  Sostenible (Sustainable Customer Profile o SCP en sus siglas en inglés) único para cada  uno de los stakeholders o artes interesadas de la cadena de valor minorista, que reúne  las métricas que utiliza para las tareas de reporte, de seguimiento operativo y de  marketing. Lo mismo ocurre en el caso del plástico.  

En otras palabras, Nozama ayuda a sus clientes a trazar la emisión de CO2 a lo largo de  la cadena de distribución hasta el consumidor final (el CO2 emitido, el ahorrado, el  emitido y compensado,…), o a trazar la recuperación de envases de un solo uso del  consumidor final al reciclador (kilogramos de envases recuperados, kilogramos de  envases reciclados,..) y, en ambos casos, fusionar los flujos de datos en herramientas de  marketing que permita a sus clientes demostrar su compromiso con el medio ambiente  y confeccionar planes de fidelización e incentivación con sus clientes finales. 

De esta manera, el ecosistema digital de Nozama permite a las empresas impulsar una  estrategia de reducción de CO2 y de reciclaje de plástico controlada y posicionarse como  partes interesadas activas en impulsar la sostenibilidad, y además poder comunicar a la  sociedad los resultados de las métricas a través de todos sus canales de información,  dado que la transparencia genera confianza en la marca.  

Plastiks y los NFT 

Pero los gestores de Nozama entienden que esto no es suficiente, especialmente tras la  aprobación en julio de la directiva europea que obliga a los productores de envases a  recabar datos sobre la producción, recuperación y reciclaje de los envases de un solo  uso y su responsabilidad de comunicar al mercado esta información. En ese afán de  lograr dotar a este sector de la mayor transparencia posible, han creado Plastik: un  token que certifica a través de un NFT la trazabilidad en la producción de plástico un  solo uso (ahora centrados en envases de polipropileno), su recuperación y su reciclado.  

Nozama introduce así los NFT (que conocemos hoy en día como en el caso de las  criptomonedas o las obras artísticas digitales) en la industria del plástico y del reciclaje  utilizándolos como herramientas certificación, pero también de marketing y de  responsabilidad social corporativa (RSC) para los productores y la industria del reciclado.  

Plastiks va dirigido en primer término a los recicladores, para que puedan convertir en  NFT sus datos. El NFT de eliminación de plástico es una garantía de que el plástico se  recicla y no acaba en el medio ambiente. Al digitalizar los datos de reciclaje, PLASTIKS  permite a las empresas recicladoras la capacidad de desarrollar la prueba de  recuperación del plástico colectado y les proporciona una fuente de ingresos  adicionales, también comprobando claramente su impacto positivo en la sostenibilidad ya que les ayuda con la trazabilidad de su operativa de reciclaje.  

Pero Nozama genera además un Marketplace, un mercado impulsado por blockchain en  el que los fabricantes de productos de plástico y los recicladores se conectan y ponen  de su parte para garantizar que los residuos de plástico no acaben en el medio ambiente. 

Las empresas de reciclaje, las organizaciones de recuperación de residuos y los fabricantes de plástico utilizan el mercado de Plastiks para adquirir y vender garantías  de eliminación de plásticos como NFT. De esta manera, se convierte en una fuente de  ingresos adicional para las empresas de reciclaje al permitirles poder vender su garantía  de reciclaje como NFT en el mercado de Plastiks. Pero también se transforma en una  herramienta de marketing y de RSC para las empresas fabricantes de plástico (polipropileno principalmente), ya que permite a esas empresas comprar ese NFT y  poder mostrar a sus clientes su compromiso con el medio ambiente mediante la  comunicación. De esta manera, las empresas productoras también refuerzan su marca. 

El arte y el reciclado 

Pero los inventores de Plastiks han querido darle una vuelta de tuerca para lograr que  sea una herramienta de marketing más eficaz aún. No basta con demostrar que una  empresa de reciclaje está cumpliendo con su trabajo, además hay que mostrarlo.  ¿Cómo? Uniendo el NFT de una obra artística (música, pintura, escultura, fotografía,  vídeo, literatura…) con el NFT del reciclado, vinculando arte y el medio ambiente y la  sostenibilidad. Se trata de poder comunicar el compromiso con el medio ambiente  mediante una realidad artística que, a su vez, tiene una garantía NFT, mostrar mediante  una obra de arte la garantía de un proceso de reciclado, poder visualizar o escuchar cada  garantía de X kilogramos de polipropileno reciclado a través de una obra de arte que  tendrá asociada. Y obviamente, esos NFT se podrán coleccionar, mostrar, exponer,  promover, y, en resumen, comunicar, y serán la muestra gráfica digital de los objetivos  alcanzados en materia de reciclaje. De esta forma, el resultado de Plastiks es doble:  promueve la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente y promueve el arte. 

Las empresas productoras que quieran mostrar su compromiso con el medio ambiente  y que compren esos NFT estarán comprando arte, que podrán coleccionar y enseñar. De  esta manera las garantías de producto recuperado y reciclado se transforman en una  nueva herramienta de marketing para las empresas fabricantes de plástico para reforzar su imagen.  

Hay muchas formas de resolver los problemas medioambientales del mundo y combatir  el cambio climático. Pero Plastiks lo hace uniendo sostenibilidad y arte. ¿Transformando  la basura en arte? No, asociando obras artísticas digitales a certificados digitales de  recuperación y reciclado de plástico, (priorizando el polipropileno, el plástico utilizado  en la fabricación de muchísimos envases y que presenta hoy muy bajas tasas de  recuperación y reutilización). 

Aunque el proyecto es ‘verde’, el tema de los NFT y la blockchain es muy polémico por  el impacto medioambiental que tiene la fabricación de los primeros y el uso de los  segundos, como consecuencia del uso masivo de electricidad; pues bien, Plastiks ha  llegado a un acuerdo con Celo Crypto para que acuñe sus NFT y utilizar sus blockchain;  Celo compensa todo el carbono que emite en sus operaciones con repoblación forestal,  por lo que Plastiks se asegura que todo su proceso es cero carbono por compensación.

Acuerdos y alianzas

Hasta el momento, Plastiks ha conseguido involucrar a su proyecto de Marketplace a  empresas de América, África y Europa. Una de las primeras empresas recicladoras que  se ha sumado en España es Urbaser, líder mundial en gestión ambiental, centrada en la  sostenibilidad y la innovación, que atiende a más de 70 millones de personas de 25  países. Este partnership ha puesto en marcha un proyecto piloto enfocado a garantizar  el reciclaje de plásticos de un solo uso y que permitirá recuperar y reciclar hasta 350  toneladas de polipropileno, garantizando que el proceso sea un éxito. Urbaser podrá  emitir garantías de plástico polipropileno recuperado de modo que incorporará al  mercado Plastiks donde podrán ser vendidas como NFTs a los fabricantes de plásticos  de un solo uso (SUP). 

En esta línea, el grupo hotelero Grup Soteras ha efectuado la compra de su primer NFT  (Non Fungible Token) de plástico reciclado a la empresa recicladora Plásticos Güell a  través del Marketplace Plastiks, convirtiéndose así en su primer comprador, con el  objetivo de compensar el volumen de residuos generados por su actividad. Se trata de  un NFT equivalente a 0.4 toneladas de plástico polipropileno (PP5) que, además, está  vinculado al NFT de la obra de arte ‘THE FOREST’, uniendo de esta forma el arte con el  reciclaje. De la misma manera, Plásticos Güell se ha convertido en la primera recicladora  que acuña un NFT de plástico reciclado emitido por Plastiks y lo vende a otra empresa,  una venta que subraya el valor que el proyecto Plastiks aporta a las empresas para  compensar el impacto de sus residuos.  

No todos los NFT son cuadros de monos, sino que algunos pueden tener un fin social y  medioambiental. Es el caso de Plastiks.

 

Advertisement

Libro recomendado para programadores que quieren emprender o desarrollar una idea.