Pegamento biodegradable para el corazón

Por -

Las cirugías de corazón pueden conllevar muchos problemas a la larga, problemas que pueden ocasionar el que el paciente tenga que pasar por más operaciones para tratar de paliar esos efectos. De momento es algo con lo que los médicos y sus pacientes tienen que lidiar, a la espera de que la tecnología avance y descubra métodos para evitarlo.

Mientras, estas operaciones seguirán sucediendo, y el pegamento biodegradable que han desarrollado investigadores de Brigham and Women’s Hospital (Boston) podría eliminar la necesidad de suturas y grapas en las operaciones, haciéndolas más rápidas y seguras para el paciente.

El pegamento quirúrgico que han conseguido desarrollar es capaz de mantenerse firme en la superficie del corazón dañado, pero siendo lo suficientemente elástico para permitir el movimiento del corazón y que la sangre llegue a todo el cuerpo. Tampoco se disuelve al entrar en contacto con la sangre, uno de los puntos más complicados de conseguir: que sea igual de efectivo aunque este en contacto con líquidos.

Pegamento para eliminar las suturas y grapas en muchas operaciones

No es el primer pegamento hecho para usos médicos disponible en el mercado, pero ninguno de ellos era hasta ahora utilizable en el corazón: suelen contener toxinas, por lo que su uso esta reservado para la piel. Esta es la principal diferencia con el pegamento del que hablamos, al ser biodegradable se puede utilizar sin riesgos en el corazón del paciente.

El HLAA, como es llamado por Jeffrey Karp, ya se ha probado con éxito en animales: se aplica en forma líquida, se le aplica cinco segundos de exposición a luz ultravioleta y se endurece hasta formar una especie de goma elástica. Se esta planteando su uso como reparador de defectos en la pared del corazón y como una especie de parche, que podrían albergar dispositivos médicos conectados al corazón. Estos parches aguantan las pulsaciones altas, y el pegamento se puede utilizar para reparar arterias.

El producto esta siendo desarrollado comercialmente por una startup francesa, Gecko Biomedical, fundada por desarrolladores de biomateriales de Boston y con 11 millones de dólares en financiación, y planean llevar este pegamento a los quirófanos europeos en uno o dos años. Mientras, la FDA estadounidense esta en las últimas fases del proceso de aprobación del HLAA.

Fuente | MIT Technology Review

tech_admin
tech_admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *