Resonancia Magnética y TAC. Diferencias y similitudes

Por -

Resonancia Magnética y TAC. Diferencias y similitudes

/COMUNICAE/

Las pruebas relacionadas con el diagnóstico por la imagen son las más demandadas en la actualidad por los usuarios de SmartSalus.com. Dos de ellas, la Tomografía Axial Computerizada (TAC) y la Resonancia Magnética (RM o RMN) se han convertido en la actualidad en exámenes imprescindibles para confirmar o descartar ciertos tipos de patologías. Ambos estudios se fundamentan en la imagen, pero… ¿qué los diferencia y cuáles son sus puntos en común?

Las pruebas relacionadas con el diagnóstico por la imagen son las más demandadas por los usuarios de SmartSalus.com, la plataforma médica on-line que, desde hace ya 7 años, ayuda a las personas a acceder de forma rápida, económica y personalizada a los servicios sanitarios privados del país.

El diagnóstico por la imagen permite al profesional médico observar el interior del cuerpo para buscar indicios sobre una posible afección. Una variedad de aparatos y técnicas pueden crear imágenes de las estructuras y actividades dentro del cuerpo. El tipo de imagen que use el médico dependerá de los síntomas del paciente y de la parte del cuerpo a examinar.

Dos de las pruebas fundamentadas en la imagen que más son demandadas en la actualidad, en parte por su carácter no invasivo, son la tomografía axial computerizada – TAC – y la resonancia magnética – RMN, dos pruebas similares, fundamentadas ambas en la imagen, pero que presentan importantes diferencias.

Pero, antes de explorar éstas, se definirá qué son y para qué sirven ambos métodos
El TAC
es una prueba que permite obtener imágenes radiográficas del interior del organismo por medio del uso de rayos X, a través del cual se obtienen cortes transversales o imágenes tridimensionales del área objeto de estudio.

Los especialistas recomiendan la realización del TAC,

  1. Ante la sospecha de hemorragia, fractura o lesión de los órganos internos ligados a un traumatismo,
  2. Para descartar detectar algún tipo de tumor, y la forma en que éste puede afectar al organismo,
  3. Para detectar algunas patologías de la columna vertebral y la médula espinal,
  4. Para definir y diagnosticar un cuadro infeccioso,
  5. Para dirigir algunas intervenciones más invasivas como toma de muestras para biopsias o drenaje de abscesos

La Resonancia Magnética utiliza un campo magnético y ondas de radio para obtener imágenes transversales de los órganos y las estructuras del cuerpo. Es una técnica insustituible para confirmar o descartar lesiones de todo tipo como anomalías congénitas, tumores, patologías neurodegenerativas, procesos epilépticos, infecciosos y metabólicos.

Diferencias entre el TAC y la Resonancia Magnética
La principal diferencia entre ambas técnicas ya ha sido comentada anteriormente en este artículo. Mientras que en el TAC las imágenes se obtienen por medio de rayos X, en la resonancia magnética, se usan ondas de radio e imanes para obtener los cortes.

En el TAC, el paciente se coloca en la camilla y la máquina, en forma de donut, se mueve a lo largo de ella para tomar las imágenes necesarias. Es menos ruidoso que los aparatos de resonancia magnética, y como el paciente no está encerrado, no causa claustrofobia.

La resonancia magnética es muy similar. El paciente se recuesta en una camilla y se le introduce en una especie de túnel, desde el que se procede a tomar las imágenes. Generalmente son aparatos más cerrados, que pueden producir claustrofobia. La Resonancia tiene una duración mayor que el TAC.

También hay importantes diferencias en el uso que el técnico da a cada máquina. Mientras que un TAC sirve, como comentado arriba, para diagnosticar tumores, lesiones internas como hemorragias, fracturas o traumatismos internos, padecimientos relacionados con la médula espinal e infecciones profundas, entre otros; una resonancia magnética puede ayudar con el diagnóstico de anomalías en los vasos sanguíneos, tumores benignos o malignos, cáncer, males congénitos de algún órgano o alteraciones en tejidos internos.

El uso de contraste en las pruebas de diagnóstico por la imagen
Los materiales de contraste son sustancias que se introducen en el cuerpo antes de una prueba de imagen con el objetivo de observar claramente las diferencias en las partes del cuerpo analizadas. Es como un tinte que permite a los rayos X profundizar a través de un área, o no hacerlo, según la necesidad de cada prueba, facilitando así la observación del interior del cuerpo en base a las necesidades que se requieran para el diagnóstico. Pueden administrarse por vía oral, a través de un enema o inyectados, y es absorbido o expulsado de forma natural por el cuerpo.

Vídeos
Diferencia entre TAC y Resonancia Magnética

Fuente Comunicae

Notas de prensa en RSShttps://www.comunicae.es/feedDestino.php?sId=tecnobitt&cat=9

Powered by WPeMatico

editores
editores

Comments are closed.