Connect with us

Hola, ¿Qué estas buscando?

ACTUALIDAD

Tres claves para conseguir un cambio exitoso en el modelo de consumo energético

El ritmo al que consumimos los recursos finitos del planeta impone un cambio en la manera en la que usamos energía

Las energías renovables, además de contaminar menos, también son más económicas a largo plazo que los combustibles fósiles

Madrid 3 de febrero de 2022 – Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el año 2050 habrá en la tierra unos 9 mil millones de habitantes, algo más de mil millones de los que hay actualmente. Es un dato que nos indica aspectos positivos, como que aumentarán los nacimientos y se alargará la esperanza de vida. Pero también implica que vamos a necesitar más recursos de un planeta que ya está en alerta y cuestionar el modelo actual de consumo de estos.

Por ello, Expense Reduction Analysts (ERA), consultora especializada en la optimización de costes y la gestión de proveedores, quiere brindar algunas claves para una transformación energética exitosa de forma rápida y adelantarse a los objetivos para 2030 y 2050 recomendados por la ONU.

  1. Reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables: los combustibles fósiles siguen siendo la principal forma de consumo de energía, ya sea derivados del petróleo, o gas natural. Estos se utilizan tanto para repostar vehículos, transformarlos para conseguir electricidad o calentar o enfriar las viviendas e instalaciones y siguen suponiendo más de dos tercios del consumo final de energía en nuestro país, algo que tiene que transformarse para que las renovables tomen la mayoría del peso de consumo de energía.
  2. Potenciar el autoconsumo y la capacidad de almacenamiento energético: es una de las grandes esperanzas de esta modalidad para cambiar la manera en la que consumimos energía. Se trata de instalaciones, principalmente fotovoltaicas unidas con otras tecnologías, que producen la energía necesaria que se consume en el emplazamiento donde se encuentre y, además, tienen la capacidad de almacenarla para que sea consumida cuando es requerida. Esta característica supone solventar uno de los grandes retos de las energías renovables como es la flexibilidad y confiabilidad de suministro.

Es una idea muy interesante, ya que permite, por ejemplo, ahorrarse gran parte de la factura anual de la luz, o de la calefacción o del aire acondicionado, según las necesidades. También es aplicable a instalaciones deportivas, de enseñanza, públicas, etc.

Además, da pie a otras formas de autoconsumo, como las comunidades energéticas, en las que un emplazamiento mayor, como puede ser una fábrica, colegio o urbanización, pueden prestar la energía producida sobrante de sus instalaciones, a viviendas u otras instalaciones cercanas.

  1. Hincapié en el ahorro de energía: uno de los pilares del cambio de consumo energético es buscar formas para el ahorro, no gastar más de lo necesario, y esto se aplica a distintas áreas, las luces de casa, la calefacción o el aire acondicionado, el agua o la propia energía que gastan las fábricas y otras instalaciones. Para conseguir una transición energética exitosa, es necesario ser conscientes de la energía que necesitamos para nuestro consumo y no hacerlo más de lo necesario.

El cambio en el modelo energético es uno de los retos más grandes a los que nos hemos enfrentado en los últimos años, ya que es un problema que afecta a nuestra capacidad para producir desarrollo económico y bienestar”, advierte Fernando Vázquez, Socio Consultor y Co-Area Developer en Expense Reduction Analysts. “Con estos hábitos y cambios en nuestra forma de consumir energía, podemos revertir la situación paulatinamente hasta llegar a los objetivos de los acuerdos para 2050 que, si bien son ambiciosos sabiendo la situación actual, son necesarios.”

Advertisement

Libro recomendado para programadores que quieren emprender o desarrollar una idea.